Drone ambulancia

Drones en el futuro: 8 maneras en que los drones cambiarán el mundo para bien

Actualmente uno de los principales usos de los drones está en el ámbito militar, siendo utilizados para misiones de espionaje y para llevar a cabo bombardeos. Sin embargo, los últimos años estamos siendo testigos en las noticias de su aplicación en distintos aspectos de nuestro día a día.

Al igual que ocurre con todos los avances tecnológicos y a pesar de su ya demostrada capacidad para el mal, los drones encierran también un gran potencial para el bien como prueban estas aplicaciones que veremos en un futuro no muy lejano y que servirán para hacer del mundo un sitio mucho mejor.

1. Salvar vidas en la calle.

Existen numerosas emergencias médicas que deben ser tratadas en menos de los 10 minutos que puede tardar una ambulancia, motivo por el que un joven ingeniero holandés, Alec Momont, ha creado el “Ambulance Drone”.

Este drone está equipado con un desfibrilador y medicinas para asistir a quienes sufran un infarto, teniendo además incorporados una cámara y un micrófono para que los profesionales puedan ayudar a cualquier persona a reanimar o estabilizar a cualquier víctima sin importar dónde se encuentren.

2. Drones qua ayuda apagar incendios forestales.

Combatir el fuego en un bosque es complicado y peligroso, las llamas se avivan rápidamente y de forma inesperada, además del hecho de que el viento puede hacer que cambie de dirección.

Los drones pueden dar información a quienes se encuentran luchando contra el incendio en el suelo lo más rápidamente posible.

Aún son experimentales, pero en unos años los drones podrían enviar información en tiempo real sobre el fuego y las condiciones del viento que podrían salvar vidas y ayudar a extinguir incendios en zonas rurales.

3. Drones que cuidan el planeta.

En 2013 la NASA comenzó a enviar aviones manejados por control remoto en a los límites de la atmósfera, estando equipados con equipos científicos que han permitido obtener mediciones de una precisión única sobre el grosor de la tropopausa, la capa que hay entre la estratosfera y la troposfera.

Estos drones, que vuelan a unos 8 kilómetros de altura, son instrumento con el que los científicos pretenden saber mejor como interactúa el vapor de agua con el ozono, lo cual podría ser la clave para detener el cambio climático.

4. Transportar medicinas a lugares de difícil acceso.

A día de hoy hay más de mil millones de personas por todo el mundo que viven en lugares a los que no se pueden acceder por carretera, lo que quiere decir que es posible que no tengan la opción de recibir asistencia en el caso de una emergencia.

Pero esto cambiará gracias a la ayuda de compañías como Matternet, quienes trabajan junto a Médicos Sin Fronteras para solucionar este problema. El objetivo es crear una red de drones de fácil manejo permita llevar medicinas urgentes en minutos, en lugar de tardar días o semanas.

5. Repartir comida a domicilio.

En el futuro el uso de los drones no sólo hará que sea mucho más fácil y rápido recibir caliente la comida a domicilio, sino que también podríamos recibirla en cualquier otro lugar en el que tengamos hambre, ya que bastaría con enviar los datos de nuestra ubicación.

Tras anunciarse las pruebas de Amazon para repartir productos a domicilio han sido varios los negocios de todo el mundo que han comenzado a hacer pruebas para utilizar los drones como repartidores, incluso un gigante de las pizzas como Domino ha desarrollado su propio drone.

6. Aumentar la eficiencia de los agricultores.

Controlar regularmente el estado de los campos de cultivo en las grandes extensiones puede ser muy caro, ya que implica utilizar aviones pilotados o satélites.

Por este motivo en el futuro es posible que veamos a drones sacar fotografías, hacer vídeos e incluso tomar muestras de los cultivos, lo cual supondrá un gran ahorro y ayudará a cuidar mucho mejor las cosechas.

Hace ya años que se usan drones en Japón para sembrar, demostrando más precisos que los aviones, pero este nuevo uso serviría para corregir problemas o prevenir enfermedades.

7. Proteger a los animales.

Hasta el momento los biólogos sólo tenían como opción etiquetar a los animales en peligro de extinción para tenerlos controlados, pero podría ser mucho más sencillo con la ayuda de drones equipados con cámaras.

Con un dron podrán ver desde las alturas a los animales en su hábitat sin interrumpir su día a día, pudiendo además seguirlos a lugares de difícil acceso.

Serán además un instrumento muy útil para seguir los movimientos de los cazadores en lugares donde la caza furtiva es una amenaza para la vida salvaje.

8. Grabarte mientras te diviertes.

Hoy en día la GoPro se ha convertido en el gran aliado de los amantes de los deportes extremos, pero el problema es que las imágenes en primera persona no son tan épicas como los increíbles ángulos que podrías lograr con un dron que te siguiera a todas partes.

En este caso no hay que esperar a que llegue el futuro puesto que ya existe el AirDog, un drone hecho para llevar una GoPro y que está diseñado para seguir y grabar los movimientos de quien quiera que lleve puesta una pulsera con rastreador a la que está conectado.

Añade valor al contenido y deja tu comentario