El futuro y los drones en 2023

Escuadrones en los cielos en 2023

El futuro y los drones en 2023

Los tiempos están cambiando, las diferentes aplicaciones para los drones y sus potenciales usos que aparecen en los medios casi a diario hacen pensar que dentro de unos años formarán parte de nuestro día a día. Algo que ha llevado a Paul Cremin, jefe de seguridad aérea del Departamento de Transporte británico, a asegurar que la próxima década será habitual ver un enjambre de drones aéreos en los cielos del Reino Unido.

Cremin prevé en las aplicaciones civiles de los drones una revolución tecnológica comparable a Internet: “La gente está consiguiendo más recursos, de la misma forma en que ocurrió cuando apareció Internet y todo el mundo buscaba nuevas formas de usar dicha tecnología…. Hemos oído muchas historias sobre Amazon entregando productos en tu puerta y estoy seguro de que habrá muchos más usos de esta tecnología.”

Drones en el año 2023

Todo esto será posible gracias a la aparición de un software para detectar y esquivar obstáculos mucho más preciso. De esta forma podrán realizar vuelos más seguros, pudiendo evitar golpearse contra objetos o interferir en las rutas de vuelo de otros drones. Se estima que dicha tecnología estará perfeccionada y disponible para el año 2023, momento en el que los drones comerciales podrán tomar los cielos en números nunca antes vistos.

Pero Cremin cree también que podría transformar por completo la forma en que compramos, con el uso de drones mucho más corpulentos para llevar todo de productos directamente a las casas de la gente. Una de las principales ventajas estará en su velocidad y comodidad, ya que no tendrán problemas para evitar atascos en las carreteras o llegar a lugares de difícil acceso, algo en lo que ya han pensado en Amazon.

Sin embargo, al igual que ocurre con todas las revoluciones tecnológicas, tiene un potencial para el bien y para el mal, ya que los drones podrían convertirse en cámaras aéreas de vigilancia alta resolución. Si bien podrían servir para aumentar la seguridad en zonas peligrosas, los límites de la libertad individual podrían ser vulnerados si se utilizan para controlar los movimientos de todos los que estén debajo.

Cremin no discute el potencial de los drones para la vigilancia, pero descarta la posibilidad de que puedan ser utilizados de manera ofensiva. De hecho, sus aplicaciones en el ámbito civil podrían llegar a salvar vidas, especialmente en áreas médicas donde la velocidad es un elemento fundamental y cuyo uso tendría un impacto mucho mayor, como en el campo de los trasplantes de órganos.

Añade valor al contenido y deja tu comentario